Presentación de PowerPoint

Published on
Scene 1 (0s)

SORTEO 800 SEGUIDORES: NACIONAL E INTERNACIONAL | Volando entre libros abiertos

Literatura Argentina II

Scene 2 (4s)

Photo by Samuel Scalzo on Unsplash

Photo by Martin Adams on Unsplash

Photo by Emanuel Haas on Unsplash

Se trata de nosotras

¡NO CALLES MUJER! No calles mujer, ¡No calles! el silencio es quien te mata y te deja cicatrices de aquellas que no sangran. Lastiman tu cuerpo y alma, laceran tu pensamiento, y te vuelven indefensa prisionera de tus miedos. No calles mujer, ¡No calles! ¡Libera ya tus cadenas! Sé libre como pájaro,

sin trabas, miedos ni penas. Que tu piel no esté marcada, que tus ojos no tengan lágrimas, que tu alma esté en calma y seas siempre respetada. ¡Escapa de la violencia! ¡Ten el valor de vivir! No le debes obediencia, no naciste para sufrir.

Vivirás en libertad si cambias tu realidad. Si necesitas mi mano te sostendré al caminar. Autora: Arjona Delia

Scene 3 (58s)

Photo by Andrew Seaman on Unsplash

Photo by Randy Sesser on Unsplash

Photo by Randy Sesser on Unsplash

¡Respétame! (Arjona Delia) ¡Respétame! No pretendas lastimarme, tengo derecho a negarme, no me debes silenciar. Mi cuerpo que es sagrado debe ser respetado, ¡no me puedes obligar! ¡Respétame! ¡No me humilles y sometas! Me arrinconas y me aprietas

no me permites volar. No me daré por vencida, encontraré la salida, ¡y no me podrás callar! ¡Respétame! No destruyas, desalientes, mis ideas diferentes, no me quieras confundir. No aprisiones a mi mente, no me aísles de la gente, ¡no me puedes oprimir!

¡Respétame! No me pongas condiciones, respeta mis decisiones, tengo derecho a elegir. No hieras mis sentimientos, ni condenes pensamientos, ¡quiero en felicidad vivir! ¡Respétame! No agacharé la cabeza, no ganará la tristeza, yo no me voy a rendir. ¡Y lucharé, lo prometo,

por mi derecho al respeto para en libertad vivir! ¡ Respétame!

Scene 4 (2m 11s)

Sobre el fragmento « 20 de enero » – Lejana (Céleste et Marine) | Rue Cortazar

Lejana: Julio Cortázar

" No, horrible. Horrible porque abre camino a esta que no es la reina, y que otra vez odio de noche. A esa que es Alina Reyes, pero no la reina del anagrama; que será cualquier cosa, mendiga de Budapest, pupila de mala casa en Jujuy o sirvienta en Quetzaltenango, cualquier lado lejos y no reina. Pero sí Alina Reyes y por eso anoche fue otra vez, sentirla."

Scene 5 (2m 45s)

abstract

Axolotl: Julio Cortázar

"A veces una pata se movía apenas, yo veía los diminutos dedos posándo se con suavidad en el musgo. Es que no nos gusta movernos mucho, y el acuario es tan mezquino; apenas avanzamos un poco nos damos con la cola o la cabeza de otro de nosotros; surgen dificultades, peleas, fatiga. El tiempo se siente menos si nos estamos quietos"

Scene 6 (3m 12s)

abstract

La noche boca arriba: Julio Cortázar

“Gritó de nuevo sofocadamente , casi no podía abrir la boca, tenía las mandíbulas agarrotadas y a la vez como si fueran de goma y se abrieran lentamente, con un esfuerzo interminable. El chirriar de los cerrojos lo sacudió como un látigo. Convulso, retorciéndose, luchó por zafarse de las cuerdas que se le hundían en la carne”.

Scene 7 (3m 39s)

abstract

Continuidad de los parques: Julio Cortázar

"Había empezado a leer la novela unos días antes. La abandonó por negocios urgentes, volvió a abrirla cuando regresaba en tren a la finca; se dejaba interesar lentamente por la trama, por el dibujo de los personajes. Esa tarde, después de escribir una carta a su apoderado y discutir con el mayordomo una cuestión de aparcerías, volvió al libro en la tranquilidad del estudio que miraba hacia el parque de los robles."

"Los perros no debían ladrar, y no ladraron. El mayordomo no estaría a esa hora, y no estaba. Subió los tres peldaños del porche y entró. Desde la sangre galopando en sus oídos le llegaban las palabras de la mujer: primero una sala azul, después una galería, una escalera alfombrada. En lo alto, dos puertas. Nadie en la primera habitación, nadie en la segunda. La puerta del salón, y entonces el puñal en la mano, la luz de los ventanales, el alto respaldo de un sillón de terciopelo verde, la cabeza del hombre en el sillón leyendo una novela."