Antes de ella

Published on
Scene 1 (0s)

ANNA TODD @IMAGINATORID

Scene 2 (6s)

Libro proporcionado por el equipo

Le Libros

Visite nuestro sitio y descarga esto y otros miles de libros

http://LeLibros.org/

Descargar Libros Gratis, Libros PDF, Libros Online

Scene 3 (18s)

Nunca imaginó que la vida podía ser así, pero si lo hubiera hecho tampoco le habría importado. No le interesaba nada, ni él mismo hasta que llegó ella. Antes de ella estaba vacío, antes de ella no sabía lo que era la felicidad o la plenitud, y éste es su viaje hacia su vida con ella.

Este nuevo libro, explora la historia del amor infinito entre Tessa y Hardin desde otro punto de vista. Narrada por Hardin y otros protagonistas de la serie, descubrirás nuevas historias, nuevos momentos y una nueva mirada a la historia de estas dos almas gemelas.

Scene 4 (47s)

Anna Todd

Antes de ella

After - 0

Scene 5 (54s)

Para mis magníficos lectores, que me inspiran mucho más de lo que puedan llegar a imaginar

Scene 6 (1m 3s)

Descubre la aplicaci6n Serie AFTER y prepårate para una experiencia de lectura 3600. Descarga gratuitamente la aplicaci6n en tu mövil, sigue los simbolos del infinitooo que encontrarås repartidos a 10 largo de las påginas de After y prepårate para Vivir la historia de Hardin y Tessa en primera persona. o Fotos, videos, pistas de audio, listas de musica y Otras sorpresas que te harån disfrutar atin mås de la Experiencia AFTER. ee?e o

Scene 8 (1m 30s)

PLAYLIST DE HESSA

Never Say Never de The Fray Demons de Imagine Dragons Poison & Wine de The Civil Wars I’m a Mess de Ed Sheeran Robbers de The 1975 Change Your Ticket de One Direction The Hills de The Weeknd In My Veins de Andrew Belle Endlessly de The Cab Colors de Halsey Beautiful Disaster de Kelly Clarkson Let Her Go de Passenger Say Something de A Great Big World, con Christina Aguilera All You Ever de Hunter Hayes Blood Bank de Bon Iver Night Changes de One Direction A Drop in the Ocean de Ron Pope Heartbreak Warfare de John Mayer Beautiful Disaster de Jon McLaughlin Through the Dark de One Direction Shiver de Coldplay All I Want de Kodaline Breathe Me de Sia

Scene 9 (2m 1s)

PARTE UNO

ANTES

Scene 10 (2m 6s)

De pequeño, el niño soñaba con qué sería de mayor.

Quizá policía, o profesor. Vance, el amigo de mamá, trabajaba leyendo

libros, y eso parecía divertido. Pero el chico dudaba de su capacidad; no tenía aptitudes. No sabía cantar como Joss, un niño de su clase. No sabía sumar y restar números largos como Angela. Apenas era capaz de hablar delante de sus compañeros, a diferencia del dicharachero Calvin. Con lo único que disfrutaba era leyendo páginas y páginas de sus libros. Esperaba ansioso a que Vance se los llevara, lo que solía ser una vez a la semana, en ocasiones más, otras menos. Había épocas en las que no aparecía, y entonces se aburría y releía las páginas gastadas de sus obras favoritas. Pero aprendió a confiar en que aquel hombre tan simpático siempre acabaría volviendo, libro en mano. Y el niño crecía y se volvía cada vez más inteligente, unos dos centímetros y un libro nuevo cada dos semanas.

Sus padres fueron cambiando con las estaciones. Su padre cada vez gritaba

más y tenía peor aspecto; su madre estaba cada vez más cansada y sus sollozos inundaban el silencio de la noche y se volvían cada vez más intensos. El olor a tabaco y a cosas peores empezó a filtrarse en las paredes de la pequeña casa. Los platos sucios se desbordaban de la pila de la cocina, y el aliento de su padre apestaba a whisky. Con el paso de los meses, en ocasiones incluso llegaba a olvidar por completo el aspecto que tenía su padre.

Vance acudía cada vez con más frecuencia, y él apenas reparó en el modo

en que los gemidos de su madre se transformaron por las noches. Había hecho amigos. Bueno, un amigo. Ese amigo se trasladó a otro lugar y ya no se molestó en hacer otros nuevos. Sentía que no los necesitaba, no le importaba estar solo.

Los hombres que se presentaron en su casa aquella noche cambiaron algo en

lo más profundo de su ser. Presenciar lo que le sucedió a su madre lo endureció; lo transformó en una persona cargada de ira, y su padre se convirtió en un extraño para él. Poco tiempo después, aquél dejó de aparecer tambaleándose por la minúscula y mugrienta casa. Desapareció del mapa, y el chico sintió alivio. Se acabó el whisky. Se acabaron los muebles rotos y los agujeros en las paredes. Lo único que dejó atrás fue a un hijo sin un padre y un salón lleno de paquetes de cigarrillos medio vacíos.

El muchacho detestaba el sabor que le dejaba el tabaco, pero le encantaba el

modo en que el humo inundaba sus pulmones y le robaba el aliento. Acabó fumándoselos todos, y después compró más. Hizo amigos, si se podía llamar amigos a un grupo de delincuentes rebeldes que le causaban más problemas que otra cosa. Empezó a salir hasta tarde, y las mentirijillas piadosas y las bromas

Scene 11 (4m 3s)

inofensivas del grupo de adolescentes furiosos acabarían transformándose en actos más graves. Se convirtieron en algo más oscuro, algo que todos sabían que estaba mal, en el sentido más profundo de la palabra, pero pensaban que sólo se estaban divirtiendo. Creían que tenían todo el derecho del mundo a comportarse así, y eran incapaces de negarse el subidón de adrenalina que les causaba el poder que sentían. Tras cada inocencia que robaban, sus pulsos latían con más arrogancia, con más sed de causar dolor y menos límites.

Este chico seguía siendo el más blando de todos ellos, pero había perdido la

conciencia que en su día lo hizo soñar con ser bombero o profesor. La relación que estaba desarrollando con las mujeres no era la habitual. Ansiaba su contacto, pero se protegía contra cualquier tipo de conexión emocional. Esto incluía a su madre, a quien había dejado de decirle hasta el más simple « te quiero» . Apenas la veía. Se pasaba la mayor parte del tiempo en la calle, y su casa pasó a ser sólo el sitio en el que recibía paquetes de vez en cuando, en los que aparecía una dirección del estado de Washington escrita bajo el nombre de Vance como remitente.

Vance también lo había abandonado. Las chicas se fijaban en él. Se abalanzaban sobre él, le clavaban sus largas

uñas dejándole medialunas marcadas en los brazos mientras él les mentía, las besaba y se las tiraba. Después de practicar el sexo, la mayoría de ellas intentaban rodearlo con los brazos, pero él las apartaba y les negaba sus besos y sus caricias. En casi todas las ocasiones se largaba antes de que ellas hubiesen recobrado el aliento. Se pasaba los días y las noches colocado en el callejón de detrás de la licorería o en la tienda del padre de Mark, malgastando su vida. Robaba botellas de alcohol, grababa vídeos manteniendo relaciones sexuales y humillaba a chicas ingenuas. Había dejado de sentir emociones más allá de la arrogancia y la rabia.

Al final, su madre dijo basta. Ya no tenía ni dinero ni paciencia para lidiar con

su comportamiento destructivo. A su padre le habían hecho una oferta de trabajo en una universidad de Estados Unidos. En Washington, concretamente, el estado en el que vivía Vance, en la misma ciudad, incluso. El bueno y el malo juntos en el mismo lugar una vez más.

Su madre creía que no la estaba escuchando cuando habló con su padre sobre

enviarlo allí. Al parecer, el viejo se había desintoxicado, aunque él no estaba seguro. Nunca lo estaría. Además, se había echado novia, una mujer a la que le

Scene 12 (5m 53s)

tenía celos, ya que ella podía ver lo bueno de su nueva faceta; podía compartir las comidas sobrias y las palabras amables de las que él nunca disfrutó.

Cuando llegó a la universidad, se mudó a una casa de fraternidad. Lo hizo sólo

por fastidiar a su viejo pero, aunque no le gustaba el lugar, en cuanto trasladó sus cajas a esa habitación con un tamaño bastante decente que sería sólo suya, sintió una especie de alivio. El dormitorio era el doble de grande que el que tenía en Hampstead. No tenía agujeros en las paredes y no había bichos reptando por los lavabos del cuarto de baño. Por fin tenía un lugar en el que colocar todos sus libros.

Al principio se pasaba el tiempo solo y no se molestó en hacer amigos. Su

pandilla se fue juntando poco a poco, y con ella volvió a caer en el mismo comportamiento oscuro.

Conoció al doble de Mark, a su versión estadounidense, y eso lo hizo pensar

que así era como se suponía que tenía que ser el mundo. Empezó a aceptar que siempre estaría solo. Se le daba bien hacer daño a la gente. Hirió a otra chica, como a la anterior, y volvió a sentir esa tormenta eléctrica que ascendía y descendía por su espalda y que amenazaba con destruir su vida con su furiosa energía. Empezó a beber tanto como su padre lo había hecho en su día, cosa que lo convirtió en el peor de los hipócritas.

Pero le daba igual; apenas era capaz de notar sensación alguna, y tenía

amigos que lo ayudaban a olvidar el hecho de que no tenía nada auténtico en la vida.

Nada importaba. Ni siquiera las chicas que intentaban llegar hasta él.

Scene 13 (7m 5s)

NATALIE

Cuando conoció a esa chica de ojos azules y cabello oscuro supo que estaba ahí para ponerlo a prueba de un modo distinto. Era buena, el alma más noble que había conocido hasta el momento…, y estaba perdidamente enamorada de él.

Sacó a la pobre ingenua de su vida perfecta y la arrastró

hasta un mundo oscuro y sórdido para después abandonarla a su suerte en aquel ambiente que le era completamente ajeno. Su crueldad hizo de ella una marginada. Primero la repudió su iglesia y después su familia. Las críticas eran duras, los rumores se extendían de beata en beata, y su familia no se portó mucho mejor. Se quedó sola, y cometió el error de confiar en que él era más de lo que era capaz de ser.

Lo que le hizo a esa chica fue la gota que colmó el vaso para

su madre, de modo que lo envió a Estados Unidos, al estado de Washington, con su supuesto padre. Su manera de tratar a Natalie lo exilió de su Londres natal. Al final había conseguido que la soledad que había sentido todo ese tiempo se hiciera realidad.

Hoy los bancos de la iglesia están repletos de feligreses que han acudido a rezar en esta calurosa tarde de julio. Todas las semanas viene la misma gente, y conozco los nombres y los apellidos de todos ellos.

Mi familia y yo vivimos como reyes aquí, en una de las ciudades más

pequeñas de Jesús.

Mi hermana pequeña, Cecily, está sentada a mi lado en primera fila, tirando

con sus deditos de unas astillas del viejo banco de madera. Acaban de concederle una subvención a nuestra parroquia para renovar parte de los interiores, y nuestro grupo de juventudes ha estado ayudando a recoger materiales donados por la comunidad. Esta semana, nuestra misión es conseguir pintura para pintar los bancos. Me he pasado la tarde yendo de una ferretería a otra pidiendo donaciones.

Como para subrayar el fracaso que siento con respecto a esa tarea, oigo un

leve chasquido y, cuando me vuelvo, veo que Cecily ha arrancado un trocito de madera de su asiento. Tiene las uñas pintadas de rosa, a juego con el lazo que luce en su cabello castaño oscuro, pero ¡madre mía, qué destructiva es!

—Cecily, arreglaremos los bancos la semana que viene. Estate quieta. —Le

Scene 14 (8m 42s)

cojo sus manos con suavidad y hace pucheritos—. ¿Quieres ayudarnos a pintarlos para que vuelvan a estar bonitos?

Le sonrío; ella me responde con su adorable sonrisa mellada y asiente con la

cabeza. Sus rizos rebotan con cada uno de sus movimientos, para orgullo de mi madre, que se los ha hecho con la plancha esta mañana.

El pastor casi ha terminado con el sermón, y mis padres están cogidos de la

mano mirando hacia el frente de la pequeña iglesia. El sudor se ha estado acumulando en mi cuello y sus pegajosas gotas descienden por mi espalda mientras oigo de fondo sus palabras sobre el pecado y el sufrimiento. Hace tanto calor aquí dentro que el maquillaje de mi madre empieza a relucir en su garganta y a correrse alrededor de sus ojos. Sin embargo, ésta debería ser nuestra última semana de padecer sin el aire acondicionado. O, al menos, eso espero; de lo contrario, hasta es posible que finja estar enferma para evitar este horno.

Cuando termina la misa, mi madre se levanta para hablar con la mujer del

pastor. La admira mucho, demasiado, diría yo. Pauline, la primera dama de nuestra iglesia, es una señora dura y muy poco empática, de modo que entiendo por qué a mi madre le llama tanto la atención.

Saludo a Thomas con la mano, el único chico de mi edad de las juventudes.

Me devuelve el saludo mientras sigue la fila de personas que salen de la iglesia con toda su familia. Lista para respirar un poco de aire fresco, me levanto y me seco las manos en mi vestido azul pastel.

—¿Puedes llevar a Cecily al coche? —me pregunta mi padre con una sonrisa

cómplice.

Se dispone a intentar que mi madre deje de parlotear, como todos los

domingos. Es una de esas mujeres que siguen hablando y hablando después de haberse despedido unas tres veces.

No me parezco a ella en ese sentido. En eso he salido a mi padre, cuyas

escasas palabras suelen estar cargadas de un enorme significado. Y sé que mi padre se siente orgulloso de las cosas que he heredado de él, desde su discreto comportamiento hasta nuestros rasgos más evidentes: el pelo oscuro, los ojos azul pálido y la altura. O, más bien, la falta de ella. Apenas medimos un metro sesenta y siete, aunque él es ligeramente más alto que yo. Mamá siempre bromea con que Cecily nos pasará en cuanto cumpla los diez.

Asiento y cojo a mi hermana de la mano. Camina más rápido que yo, y el

entusiasmo de la juventud la hace apresurarse entre el pequeño grupo de feligreses. Quiero tirar de ella para que espere, pero se vuelve hacia mí ofreciéndome la mejor de sus sonrisas y no puedo evitar seguirla. Echamos a correr por la escalera hasta el patio. Cecily esquiva a una pareja de ancianos, y me echo a reír cuando da un gritito, a punto de chocar con Tyler Kenton, el chico más travieso de la parroquia. El sol brilla, siento el aire denso en mis pulmones y

Scene 15 (10m 43s)

corro cada vez más rápido, siguiéndola, hasta que tropieza y cae sobre el césped. Me arrodillo para comprobar que está bien, me inclino sobre ella y le aparto el pelo de la cara. En sus ojos, las lágrimas amenazan con brotar, y el labio inferior le tiembla con violencia.

—El vestido… —Se palpa el vestido blanco mirando las verdes manchas de

césped en la tela—. ¡Se ha estropeado! —exclama, y se cubre el rostro con las manitas sucias.

Se las aparto y se las coloco sobre su regazo. Sonrío y le digo con voz suave: —No se ha estropeado. Se puede lavar, cariño. Paso el dedo pulgar por su párpado inferior para secarle una lágrima que

pretendía descender por su mejilla. Ella se sorbe los mocos, dudando si creerme o no.

—Pasa muchas veces; a mí me ha pasado por lo menos treinta veces —le

garantizo, aunque es mentira.

Las comisuras de sus labios se curvan hacia arriba y se esfuerza por no

sonreír.

—No es verdad —responde a mi mentirijilla. La abrazo y tiro de ella para levantarla. Echo un vistazo a sus pálidas

extremidades para asegurarme de que no tiene nada. Está intacta. Continúo rodeándola con el brazo mientras caminamos por el patio de la iglesia en dirección al aparcamiento. Mis padres se aproximan desde esa dirección. Él por fin ha conseguido cortar los chismorreos de mi madre.

Durante el trayecto a casa, me acomodo en el asiento trasero con Cecily y

dibujamos pequeñas mariposas en su cuaderno de colorear favorito mientras mi padre habla con mi madre sobre el problema que hemos tenido últimamente con un mapache que hurga en nuestro contenedor de la basura. Mi padre deja el coche en marcha cuando estaciona en el acceso. Cecily me da un besito rápido en la mejilla y sale del vehículo. Yo también salgo, abrazo a mi madre y recibo un beso de mi padre antes de ocupar el asiento del conductor.

Mi padre me mira. —Ve con cuidado, bichito. Con el día tan bueno que hace hoy, hay mucha

gente por ahí —dice haciendo visera con la mano para cubrirse los ojos entornados por la luz.

Es el día más soleado que hemos tenido en Hampstead desde hace tiempo.

Ha hecho calor, pero sol no. Asiento y le prometo que estaré bien.

Espero a salir del barrio para cambiar la emisora de radio. Subo el volumen y

canto todas las canciones que ponen de camino al centro de la ciudad. Mi objetivo es conseguir que las tres tiendas que voy a visitar donen tres cubos de pintura cada una. Me conformo con que donen uno, pero mi objetivo es que sean tres para que haya suficiente para pintarlo todo bien.

La primera tienda, Mark’s Paint and Supply, es famosa por ser la más barata

Scene 16 (12m 39s)

de la ciudad. Mark, el propietario, goza de muy buena reputación, y tengo muchas ganas de conocerlo. Estaciono en el parking, que está casi vacío. Aparte del mío, sólo hay un coche de estilo clásico pintado de rojo manzana de caramelo y un monovolumen. El edificio es viejo, compuesto de tablones de madera y yeso inestable. El cartel está torcido, y la « M» apenas se lee. La puerta de madera cruje al abrirse y hace sonar una campanilla. Un gato salta de una caja de cartón y aterriza a mis pies. Acaricio a la bola de pelo durante un instante y luego me dirijo al mostrador.

El interior de la tienda está tan descuidado como el exterior y, con todo lleno

de trastos, en un principio no veo al chico que está de pie tras él. Su presencia me coge un poco por sorpresa. Es alto y de espalda ancha. Parece el típico que lleva años haciendo deporte.

—¿Mark…? —digo esforzándome por recordar su apellido. Todo el mundo lo llama Mark a secas. —Mark soy yo —replica una voz por detrás del chico atlético. Me inclino un poco hacia un lado y veo a otro chico vestido todo de negro

sentado en una silla. No es tan corpulento como el primero, pero la presencia que emana es mucho más imponente. Tiene el pelo oscuro, largo por los lados y con una especie de flequillo que le cae hacia un lado de la frente. Sus brazos están repletos de tatuajes desperdigados aquí y allá en un mar de piel bronceada.

Los tatuajes no me van mucho pero, en lugar de juzgarlo, en lo único que

pienso es en lo moreno que está todo el mundo menos yo este verano.

—No le hagas caso. Soy yo —dice una tercera voz. Me vuelvo hacia el otro lado del primer chico y descubro a un tercero de

mediana estatura, de constitución delgada y con el pelo muy rapado.

—Bueno, soy Mark hijo. Si buscas a mi viejo, hoy no está. Éste también tiene algunos tatuajes, aunque los suyos son más discretos que

los del chico de cabello alborotado, y también lleva un piercing en la ceja. Me acuerdo de cuando dije en casa que quería hacerme un piercing en el ombligo y, a día de hoy, aún me río al recordar cómo se escandalizaron.

—Éste es el mejor de los dos Marks —interviene el chico del pelo alborotado

con su voz profunda y grave.

Sonríe y, al hacerlo, dos preciosos hoyuelos se dibujan en sus mejillas. Me río al imaginar que eso no es en absoluto verdad. —Lo dudo mucho —bromeo. Todos se echan a reír, y Mark hijo se acerca con una sonrisa en los labios. El chico de la silla se levanta. Es tan alto que su presencia se intensifica

todavía más. Se aproxima y me siento aún más pequeña a su lado. Su rostro es fuerte y atractivo, con un mentón afilado, unas pestañas oscuras y unas cejas pobladas. Tiene la nariz fina y los labios de un rosa claro. Me quedo mirándolo, y él a mí.

Scene 17 (14m 42s)

—¿Buscabas a mi padre por algo? —pregunta Mark. Al ver que no respondo de inmediato, Mark y el atleta se nos quedan mirando. Vuelvo en mí al instante y, algo avergonzada de que me hayan pillado

mirando, inicio mi discurso:

—Vengo de la iglesia bautista de Hampstead y me preguntaba si os gustaría

donarnos pintura o algunos materiales. Estamos remodelando la iglesia y necesitamos donativos…

Me detengo porque el chico encantador de los labios rosa empieza a

susurrarles algo a sus amigos en una voz tan baja que no puedo oír lo que dice. Entonces paran, y todos me miran a la vez; tres sonrisas en fila.

Mark es el primero en hablar. —Por supuesto que sí —dice. Al sonreír me recuerda a una especie de felino, no sabría decir por qué. Le

devuelvo la sonrisa y empiezo a darle las gracias.

Entonces se vuelve hacia su amigo, el del barco gigante tatuado en el bíceps. —Hardin, ¿cuántas latas hay ahí? « ¿Hardin?» . Qué nombre tan raro. No lo había oído nunca. Las mangas de la camiseta negra del tal Hardin apenas le cubren la mitad del

barco de madera. Es muy bonito: los detalles y las sombras están muy conseguidos. Cuando levanto la vista para mirarlo a la cara, me detengo un instante en sus labios y siento el calor que invade mis mejillas. Me está mirando directamente, observando cómo analizo su rostro. Veo que Mark y Hardin establecen contacto visual, pero no consigo distinguir lo que el primero le articula.

—¿Y si hacemos un trato? —dice Mark, señalando a Hardin con un gesto de la

cabeza.

Esto promete ser interesante. El tal Hardin parece divertido; un poco raro,

pero hasta el momento me gusta.

—¿Cuál?

Me enrosco las puntas del pelo en el dedo y espero. Hardin sigue mirándome.

Es como si ocultara algo. Lo siento desde el otro lado de la pequeña tienda. Tengo mucha curiosidad por este chico que se está esforzando tanto en dar esa imagen de duro. Me horrorizo al preguntarme qué pensarían mis padres y cómo reaccionarían si apareciera en casa con él. Mi madre cree que los tatuajes los hace el demonio, pero no sé. No me apasionan, aunque considero que pueden ser una forma de autoexpresión y, sin duda, siempre hay belleza en algo así.

Scene 18 (16m 17s)

Mark se rasca el mentón imberbe. —Si accedes a tener dos citas con mi amigo Hardin, aquí presente, te daré

cuarenta litros de pintura.

Miro a Hardin, que me observa con una sonrisa maliciosa dibujada en las

comisuras de sus labios. Qué labios tan bonitos tiene. Sus rasgos ligeramente femeninos lo hacen más atractivo que su ropa negra y su pelo revuelto. ¿Era eso lo que estaban susurrando? ¿Que le gusto a Hardin?

Mientras considero la proposición que me ha hecho, Mark sube la apuesta: —De cualquier color. Con el acabado que quieras. A cuenta de la casa.

Cuarenta litros.

Es un buen vendedor. Chasqueo la lengua contra el paladar. —Una cita —respondo. Hardin se echa a reír. Su nuez se mueve con cada carcajada y sus hoyuelos

aparecen de nuevo en sus mejillas. Vale, es muy muy sexi. No entiendo cómo no me he dado cuenta desde el primer momento. Estaba tan concentrada en conseguir la pintura que apenas me había fijado en lo verdes que son sus ojos bajo las luces fluorescentes de la tienda de pinturas.

—Que sea una cita, entonces. —Hardin se mete la mano en el bolsillo y Mark

mira al caballero rapado.

Sintiéndome bastante victoriosa ante el éxito de mi pequeño regateo, sonrío y

nombro los colores que necesito para los bancos, las paredes y la escalera y finjo no estar deseando que llegue el momento de mi encuentro con Hardin, el chico misterioso de pelo alborotado que es tan inocente y tímido que está dispuesto a intercambiar cuarenta litros de pintura por una cita.

Scene 19 (17m 26s)

MOLLY

Cuando era pequeño, su madre le había hablado de chicas peligrosas. Cuanto peor se porte contigo, y cuanto más se aleje de ti, más le gustas. «Tienes que ir detrás de ella», les enseñan a los niños.

Pero, con el tiempo, esos niños descubren que, la mayoría de

las veces, si a una chica no le gustas, sencillamente no le gustas. La chica creció sin una mujer que le enseñara cómo debía comportarse. Su madre soñaba con vivir deprisa, con algo más grande de lo que ella misma podía ofrecer, y la chica aprendió cómo se suponía que tenían que comportarse los hombres observando a aquellos que la rodeaban.

Cuando la chica creció, enseguida entró en el juego y se

convirtió en una experta.

Me coloco bien el vestido mientras doblo la oscura esquina para entrar en el callejón. Oigo cómo la malla de la tela se desgarra en el momento en que tiro de ella y me maldigo por estar haciendo esto otra vez.

He venido al centro en tren con la esperanza de obtener… algo. No estoy muy segura de qué, pero estoy harta de sentirme así. La sensación

de vacío puede hacer que te comportes de un modo que jamás habrías imaginado, y ésta es la única manera que tengo de llenar el puto agujero enorme que tengo dentro de mí. La satisfacción viene y se va conforme los hombres se me comen con la mirada. Creen que tienen derecho a disfrutar de mi cuerpo porque visto de una forma que los provoca de manera deliberada. Me dan todo el asco del mundo, pero entro en su juego de lujuria y alimento su comportamiento guiñándoles un ojo. La tímida sonrisa de un hombre solitario me ayuda mucho.

Me pone enferma necesitar esa atención. No se trata de un simple deseo; es

una necesidad dolorosa y abrasadora que me quema por dentro.

Cuando giro otra esquina, un coche negro se acerca y miro hacia otro lado al

ver que el hombre tras el volante reduce la velocidad para observarme. Está muy oscuro, y este callejón zigzagueante está situado detrás de una de las zonas más ricas de Filadelfia. Las calles están repletas de tiendas cuyas puertas traseras dan aquí.

Hay demasiado dinero y demasiada poca amabilidad en Main Line. —¿Te apetece dar una vuelta? —pregunta el hombre mientras la ventanilla

baja de manera automática con un suave zumbido.

Scene 20 (19m 5s)

Su rostro presenta algunas arrugas y tiene el cabello castaño claro y gris

dividido con una raya perfecta y peinado hacia atrás a los lados. Su sonrisa es encantadora y no está mal para su edad, pero hay una alarma que resuena en mi cabeza todos y cada uno de los fines de semana que realizo este recorrido, que sigo esta rutina automática sin saber por qué. La falsa amabilidad de su sonrisa es precisamente eso, tan falsa como mi bolso de « Chanel» . Su sonrisa proviene del dinero; a estas alturas ya lo sé. Los hombres con coches negros que presumen de un aspecto tan impoluto bajo la luz de la luna tienen dinero, pero no conciencia. Sus mujeres llevan semanas sin follar con ellos, puede que meses, y ellos buscan en las calles las atenciones que se les han negado.

Pero yo no quiero su dinero. Mis padres ya tienen más que de sobra. —¡No soy una prostituta, capullo pervertido! —Le doy una patada a su

estúpido flamante coche con la bota de plataforma y advierto el brillo de una alianza en uno de sus dedos.

Sus ojos siguen mi línea de visión y esconde la mano debajo del volante.

Menudo capullo.

—Buen intento. Vuelve a casa con tu mujer, seguro que la excusa que sea que

le hayas dado está a punto de caducar.

Empiezo a alejarme y me dice algo más. La distancia atrapa el sonido y lo

aleja en la noche, sin duda a algún rincón oscuro. Ni siquiera me molesto en volverme.

La calle está casi vacía, ya que son más de las nueve de la noche de un lunes,

y las luces de la parte trasera de los edificios son tenues. El ambiente es tranquilo y silencioso. Paso por detrás de un restaurante cuya azotea despide una columna de vapor, y el olor a carbón inunda mis sentidos. Huele de maravilla y me recuerda a las barbacoas que hacíamos en el jardín con la familia de Curtis cuando era más joven. Cuando eran como una segunda familia.

Aparto esos pensamientos de mi mente y le devuelvo la sonrisa a una mujer

de mediana edad que lleva un delantal y un sombrero de chef y que ha salido por una de las puertas traseras de un restaurante. La llama de su mechero relumbra en la noche. Da una calada al cigarrillo que tiene en la mano y le sonrío de nuevo.

—Ten cuidado por ahí —me advierte con voz áspera. —Siempre lo tengo —respondo con otra sonrisa, y la saludo con la mano. Sacude la cabeza y vuelve a llevarse el cigarrillo a los labios. El humo inunda

el aire frío y el fuego rojo en el extremo emite un crepitante sonido en el silencio de la noche antes de que lo tire al suelo y lo pise con fuerza.

Sigo caminando y el aire se vuelve más frío. Pasa otro coche, y yo me

aparto a un lado del callejón. El coche es negro… Miro de nuevo y veo que es el mismo de antes. Siento un escalofrío al comprobar que aminora la velocidad y al oír cómo las ruedas hacen crujir los escombros esparcidos por el suelo.

Scene 21 (21m 7s)

Camino más deprisa y decido pasar por detrás de un contenedor para

apartarme todo lo posible del extraño. Mis pies aceleran el paso y me alejo un poco más.

No sé por qué estoy tan paranoica esta noche; hago esto casi todos los fines de

semana. Me pongo un horrible vestido camisero, le doy a mi padre un beso en la mejilla y le pido dinero para el tren. Él frunce el ceño y me dice que paso demasiado tiempo sola y que tengo que superar lo mío antes de que la vida se me escurra entre los dedos. Si superarlo fuese tan sencillo, no estaría cambiándome de ropa rápidamente y guardando el vestido camisero en el bolso para volver a ponérmelo de vuelta a casa.

Superarlo… Como si eso fuera tan fácil. « Molly, sólo tienes diecisiete años. Tienes que volver a la vida real antes de

que te hayas perdido los mejores años de tu vida» , me dice cada vez.

Si éstos son los mejores años de mi vida, no le veo el sentido a vivir mucho

más tiempo.

Siempre asiento, le doy la razón con una sonrisa mientras deseo para mis

adentros que deje de comparar su pérdida a la mía. La diferencia es que mi madre quiso marcharse.

Pero esta noche es diferente, quizá porque el mismo hombre se está

deteniendo a mi lado por segunda vez en veinte minutos.

Echo a correr y dejo que el miedo me arrastre por esta calle llena de baches

hasta la otra que hay al final, más transitada. Un taxi me pita cuando piso la calzada sin mirar, y vuelvo a la acera de un brinco mientras intento recuperar el aliento.

Necesito regresar a casa ahora mismo. Me arde el pecho y me falta la

respiración.

—¡¿Molly? Molly Samuels, ¿eres tú?! —grita una mujer por detrás de mí. Me vuelvo y veo el rostro familiar de la última persona con la que quería

encontrarme. Resisto la necesidad de salir despedida en la dirección contraria cuando mi mirada se encuentra con la suya. Se aproxima a mí con una bolsa marrón con algo de compra en cada mano.

—¿Qué haces aquí tan tarde? —pregunta la señora Garrett, y un mechón de

pelo le cae sobre la mejilla.

—Sólo paseaba —digo, y me bajo el vestido por los muslos antes de que

vuelva a mirarme.

—¿Sola? —Usted también está sola —digo en un tono más que a la defensiva. Ella suspira y entonces se pasa las bolsas de la compra a una mano. —Anda, sube al coche. Se dirige hacia un monovolumen marrón aparcado en la esquina. Con sólo apretar un botón, la puerta del asiento del copiloto se desbloquea y

Scene 22 (22m 55s)

entro con vacilación. Prefiero mil veces estar dentro de este coche con ella juzgándome que en la calle con el tipo del coche negro, que no parece aceptar un no por respuesta.

Mi salvadora temporal se instala en el asiento del conductor y mantiene la

mirada al frente durante un minuto antes de volverse hacia mí.

—Sabes que no puedes seguir comportándote así el resto de tu vida. —

Termina su afirmación con un tono firme, pero le tiemblan las manos sobre el volante.

—No… —No finjas que no ha pasado nada. —Su respuesta me indica que no está de

humor para formalidades sociales—. Vistes de un modo completamente diferente del que solías vestir, y no creo que tu padre lo apruebe. Llevas el pelo rosa…, que no se parece en nada a tu rubio natural. Estás aquí fuera de noche, sola. No soy la única que te ha visto, ¿sabes? John, que va a la misma iglesia que yo, te vio la otra noche. Y nos lo dijo delante de todo el mundo.

—Yo… Levanta la mano para interrumpir mi protesta. —No he terminado. Tu padre me dijo que ya ni siquiera vas a ir a la

Universidad Estatal de Ohio, a pesar de todos los años que Curtis y tú os pasasteis haciendo planes para ir juntos.

El nombre que sale de sus labios me atraviesa y resquebraja parte de la dura

coraza con la que me he acostumbrado a vivir. La espesa nada con la que he estado autoprotegiéndome. El rostro de su hijo inunda mi mente, y su voz, mis oídos.

—Basta —consigo decir a pesar del dolor. —No, Molly —insiste la señora Garrett. Cuando la miro, veo que está conmocionada, como si hubiera estado

acumulando millones y millones de emociones en su interior y alguien se hubiese dedicado a agitarlas durante los últimos seis meses y ahora estuviesen a punto de estallar.

—Era mi hijo —dice—. Así que no actúes como si tú tuvieras más motivos

para estar triste que yo. He perdido un hijo, mi único hijo, y ahora estoy aquí sentada viendo cómo tú, la dulce Molly, la niña a la que he visto crecer, se pierde también, y no pienso seguir callada. Tienes que mover el culo e ir a la universidad, salir de esta ciudad tal y como Curtis y tú habíais planeado. Sigue con tu vida. Es lo que todos tenemos que hacer. Y, si yo puedo hacerlo, por muy duro que sea, joder, tú también puedes.

Cuando la señora Garrett deja de hablar, siento como si se hubiera pasado los

últimos dos minutos haciéndome nudos en el estómago. Siempre ha sido una mujer muy callada. Era su marido quien hablaba la mayor parte del tiempo, pero de alguna manera en los últimos cinco minutos se ha vuelto menos frágil. Su

Scene 23 (24m 48s)

voz, normalmente suave, ha adquirido un nuevo tono de determinación que me ha impresionado. Además, se me parte el corazón al pensar que he dejado que mi vida se convierta en esta malsana existencia.

Pero yo conducía ese coche. Accedí a conducir la furgoneta de Curtis la noche antes de sacarme el carnet.

Los dos estábamos muy emocionados y su sonrisa era muy persuasiva. Lo amaba con cada fibra de mi cuerpo y, cuando murió, me hice pedazos. Él era mi calma, mi garantía de que no acabaría como mi madre, una mujer que vivía por y para ser algo más que la esposa de alguien en una enorme casa de un rico vecindario. Se pasaba los días pintando y danzando por la casa, cantando canciones y prometiéndome que conseguiríamos salir de esta arquetípica ciudad.

« No moriremos aquí. Algún día convenceré a tu padre» , decía siempre. Sólo cumplió la mitad del trato, y hace dos años se largó en plena noche. No

soportaba la vergüenza que le causaba ser madre y esposa. La mayoría de las mujeres no entenderían qué tiene eso de vergonzoso, pero así es ella. Quería acaparar toda la atención, necesitaba que la gente supiera su nombre. Me culpaba cuando eso no era así, aunque intentaba negar la evidencia. Siempre se avergonzaba de mí; no paraba de echarme en cara lo que le había hecho a su cuerpo. Me contó mil y una veces lo fantástica que estaba hasta que llegué yo. Actuaba como si yo hubiera elegido estar ahí, en el útero de esa mujer tan egoísta. Un día incluso me enseñó las marcas que le había hecho en el vientre. Me horroricé al ver su piel estriada por los costados.

A pesar de que mi existencia suponía un estorbo en su estilo de vida, me

prometía la luna. Me hablaba de ciudades más grandes y luminosas, con carteles publicitarios gigantes en los que desearía poder aparecer.

Y un día, de madrugada, después de haber escuchado cómo hablaba sobre el

mundo que quería la noche anterior, vi a través de los gruesos barrotes de metal de la barandilla de la escalera cómo arrastraba su maleta por la moqueta hacia la puerta. Maldecía y se apartaba el pelo por detrás de los hombros. Iba vestida como si fuera a una entrevista de trabajo, muy maquillada, y se había secado el pelo con el secador. Debía de haber usado medio bote de laca para que le quedara así. Estaba emocionada y parecía muy segura de sí misma por el modo en que se toqueteaba la melena.

Justo antes de salir por la puerta, se quedó observando el salón hermosamente

decorado y en su rostro se dibujó la mayor sonrisa que le había visto jamás. Después cerró la puerta y me la imaginé fuera, apoyada contra ésta, feliz, sonriendo todavía como si se fuera al paraíso.

No lloré mientras bajaba de puntillas la escalera e intentaba memorizar su

aspecto y su manera de comportarse. Quería recordar cada interacción, cada charla, cada abrazo que habíamos compartido. Incluso entonces me di cuenta de que mi vida estaba cambiando de nuevo. Vi a través de la ventana del salón cómo

Scene 24 (26m 56s)

se subía a un taxi. Me quedé allí quieta, mirando hacia el acceso. Supongo que siempre supe que no se podía confiar en ella. Puede que mi padre tuviera miedo de abandonar la ciudad en la que se había criado y en la que tenía un magnífico trabajo pero, joder, se podía confiar en él.

La señora Garrett me toca con cuidado las puntas del pelo rosa. —Teñirte la cabeza con colorante alimentario no cambiará nada de lo

sucedido.

Sonrío ante su elección de palabras y digo lo primero que me viene a la

cabeza.

—No me he teñido el pelo por haber presenciado cómo su hijo se desangraba

hasta morir delante de mí —suelto al recordar cómo el tinte rosa oscuro se asemejaba a la sangre cuando me lo enjuagaba.

Le aparto la mano y, sí, mis palabras son duras, pero ¿quién coño se cree que

es para juzgarme?

Mientras asimila lo que acabo de decir, estoy segura de que se está

imaginando el cuerpo retorcido de Curtis, el cuerpo junto al que estuve durante dos horas antes de que alguien acudiera a socorrernos. Intenté quitarle el cinturón desde el asiento del conductor, pero fue en vano. El modo en que el metal se abolló cuando impactamos contra el guardarraíl me impedía mover los brazos. Pero lo intenté y lo intenté, y gritaba mientras el dentado metal me desgarraba la piel. Mi amor no se movía, no emitía sonido alguno, y yo le grité, le grité al coche y al universo entero mientras luchaba por salvarnos.

Un universo que me traicionó y que se oscureció cuando su rostro se volvió

pálido y sus brazos se tornaron laxos. Ahora lo agradezco. Agradezco que mi cuerpo desconectara justo después de su muerte y que no me viera obligada a permanecer allí quieta, mirando aquel cuerpo que ya no era él, y deseando que de algún modo volviera a la vida.

Tras un suave suspiro, la señora Garrett arranca el coche y se incorpora al

tráfico.

—Entiendo tu dolor, Molly… Si hay alguien que pueda entenderlo, ésa soy

yo. He estado intentando encontrar el modo de seguir con mi vida también, pero tú estás echando a perder la tuya por algo sobre lo que no tenías ningún control.

Me quedo desconcertada ante sus palabras e intento centrarme pasando la

mano por el plástico de la puerta del coche.

—¿Que no tenía ningún control? —replico—. Yo conducía. —El sonido del

metal retorcido colisionando contra un árbol y después contra el guardarraíl resuena en mis oídos y siento cómo me tiemblan las manos sobre el regazo—. Su vida estaba en mis manos, y yo lo maté.

Él era vida, la pura definición de la palabra. Era inteligente y cariñoso y

amaba todas las cosas. Curtis disfrutaba incluso de las cosas más sencillas y más tontas. Yo no era como él. Era más cínica, sobre todo después de que mi madre

Scene 25 (28m 49s)

se marchara. Pero él me escuchaba cada vez que mi ira alimentaba un error. El día de su cumpleaños ayudó a mi padre a recoger el estudio de pintura de mi madre después de que yo lo destrozara derramando pintura negra sobre los preciosos cuadros que nos había dejado. Nunca me preguntó por qué había deseado que estuviera muerta en más de una ocasión.

Jamás me juzgaba, y conseguía apaciguarme de un modo que yo era incapaz

de hacer. Siempre pensé que él sería la razón por la que lograría terminar la universidad o hacer amigos en una ciudad nueva. Nunca se me dio bien ocultar lo que pensaba de la gente, así que no me resultaba muy fácil que digamos hacer amigos. Él siempre me decía que no pasaba nada, que era perfecta tal y como era; que simplemente era demasiado sincera y que tendría que ser él quien interpretara el papel de mentiroso en nuestra relación. Él fingía que le caían bien los pijos pretenciosos con los jerséis anudados a la cintura del instituto. Siempre era agradable y todo el mundo lo quería. Yo iba en el paquete. Como siempre estábamos juntos, la gente empezó a aceptarme a mí y a mi actitud. Supongo que él lo compensaba con su encanto. Él era lo que me excusaba ante el mundo, porque al parecer veía algo en mí. Era la única persona que me aceptaba y me quería, pero él también me abandonó. Fue culpa mía, y estoy segura de que mi madre se marchó porque estaba cansada de esta ciudad, de lo normal que era mi padre, de su hija rubia con el lazo en el pelo.

Mi último ápice de necesidad de fingir ser normal desapareció cuando el

lavabo se tiñó de rosa y mi tono rubio desapareció.

—Tengo un amigo con influencia en Washington. Después de revivir mentalmente todas las experiencias desagradables de mi

vida en menos de diez minutos, casi había olvidado dónde estaba.

—Podría preguntarle si puede mover algunos hilos para que vayas a una

buena facultad allí. Es una zona muy bonita. Diferente, verde. Ya es algo tarde, pero lo intentaré si tú estás dispuesta a ir —me ofrece.

« ¿Washington?» . ¿Qué coño hay en Washington? Considero su oferta y me planteo si quiero o no ir a la universidad. Y,

mientras lo hago, me doy cuenta de que lo que quiero es salir de esta horrible ciudad, de modo que quizá debería aceptar. De pequeña solía pensar en otras ciudades. Mi madre hablaba de Los Ángeles, y sobre cómo el tiempo era perfecto todos los días allí. Hablaba de Nueva York y de sus calles repletas de gente. Me hablaba de las glamurosas ciudades en las que quería vivir. Si ella pudo desenvolverse en esas ciudades, yo tengo que poder en Washington.

Pero está lejos, al otro lado del país. Mi padre se quedaría aquí solo…, aunque

a lo mejor eso le beneficia. Ahora apenas ve a sus amigos porque siempre está preocupado por mí, intentando hacerme feliz. Ya ni siquiera se ocupa de su propia vida. Quizá lo ayude que me vaya a la universidad. Puede que eso le devuelva cierta sensación de normalidad.

Scene 26 (30m 55s)

Podría hacer amigos allí. Quizá mi pelo rosa no intimide tanto a la gente de

una ciudad con algo de sofisticación. Y tal vez las chicas de mi edad allí no se sientan tan amenazadas por mi ropa sugerente.

Podría empezar de cero y hacer que la señora Garrett se sintiera orgullosa de

mí.

Y podría darle a Curtis algo de lo que sentirse orgulloso también. Washington podría ser justo lo que la zorra de la doctora me recomendó. Y, de este modo, aquí sentada en el coche de esta mujer, de la amable madre

del chico al que amé y perdí, puedo prometer y prometo que pondré de mi parte para mejorar.

No cogeré autobuses para ir a zonas sombrías de Washington. No me regodearé en el pasado. No me rendiré. Haré lo que esté en mi mano por tener un futuro mejor, y no me afectará

una mierda lo que diga la gente en el proceso.

Scene 27 (31m 38s)

MELISSA

Subestimó a la chica la primera vez que la vio. Entonces no sabía nada sobre ella, y aún hoy no sabe mucho. Primero conoció a su hermano y se pasó las noches emborrachándose con él, llegando a conocerlo y a saber lo mala persona que era. Su hermano era una serpiente que reptaba por el campus escogiendo a sus presas como si fuera su terreno de caza personal.

Pero después de observarlo de manera constante, vio que la

serpiente tenía un punto débil: su hermana, que era una fuerza de la naturaleza, alta, con el pelo negro como el alquitrán y la piel morena. Conforme empezó a detestar a la serpiente, vio hasta qué punto era intensa su debilidad por ella y cómo la protegía como si no hubiera nada más importante en el mundo, aparte de sus propios deseos retorcidos, claro. Y, tras autoconvencerse de que la serpiente se estaba pasando, de que estaba diseminando su veneno como una orgullosa plaga que había que detener, el chico ideó un plan.

Tenía que acabar con esa escoria, y su hermana no era más

que una víctima de la guerra.

La casa está muy vacía para ser viernes por la noche. Mi padre está en un banquete celebrando su ascenso en el hospital, y todos mis amigos están en otra fiesta. Ninguna de las dos opciones me atrae.

No me importaría ir a la fiesta si no fuera en la casa de la fraternidad donde

suele estar siempre mi hermano. No puedo divertirme allí porque siempre es superprotector conmigo. Qué frustración.

Quizá el banquete sea una mejor opción, pero sólo ligeramente. Mi padre, el

médico más prestigioso de la ciudad, es mejor médico que padre…, pero se esfuerza. Su tiempo es valioso y caro, y no puedo competir con los enfermos que han pagado esta enorme casa en la que me quejo ahora con sus facturas médicas.

Como me siento un poco culpable, cojo el teléfono y me dispongo a

mandarle a mi padre un mensaje para decirle que al final voy a ir. Pero entonces veo que son más de las nueve. El banquete empezaba a las ocho y, si acudo ahora, lo único que haré será interrumpir y darle a la novia joven de mi padre un motivo más para quejarse de mí. Tasha tiene sólo tres años más que yo y lleva

Scene 28 (33m 13s)

saliendo con mi padre más de un año ya. Quizá la aceptaría mejor si no hubiera ido al mismo instituto que ella y no recordara lo zorra que era. O si no actuara como si no se acordara de mí, aunque sé perfectamente que sí se acuerda.

Por muy estúpida que sea conmigo, nunca me quejo a mi padre. Ella lo hace

feliz. Sonríe cuando él la mira y se ríe de sus chistes malos. Sé que a ella no le importa tanto como debería, pero he visto cómo mi padre se ha convertido en una versión mejorada de sí mismo desde el día en que llegó a su consulta con un dedo roto y sus tetas firmes. Mi padre llevó lo del divorcio mucho peor que mi madre, que pronto anunció que regresaba a México a vivir con mis abuelos hasta que pudiera mantenerse por su cuenta.

No sé a quién cree que estaba engañando. Recibió una buena suma de dinero

con el acuerdo de divorcio como para permitirse comprarse zapatos de cristal para toda una vida.

En lugar de molestar a Tasha y a mi padre, le envío un mensaje a Dan. Está

saliendo con una chica que iba al instituto conmigo. A diferencia de mí, ella sigue en el instituto. Mi hermano es protector y leal hasta el extremo, pero es un cerdo. Repito: es un cerdo. Siempre intento no meterme en sus jueguecitos con sus citas. Sus amigos también son unos cerdos, normalmente más jóvenes e incluso peores que él. Le gusta rodearse de gente tan mezquina como él, así no se siente tan mal. Supongo que quiere ser el rey de las ratas.

Dan responde al instante:

Te recojo dentro de veinte minutos.

Le mando un emoticono sonriente y me levanto de la cama para vestirme.

No puedo ir con la cara lavada y la camiseta de la WCU que llevo puesta. Debería ponerme más guapa. Sin embargo, debo tener cuidado a la hora de elegir mi atuendo si no quiero pasarme la noche oyendo las protestas de mi hermano.

Rebusco en el armario entre montones de prendas negras y con lentejuelas.

Tengo demasiados vestidos. Mi madre siempre me regalaba los suyos después de habérselos puesto una vez. Mi padre intentaba hacerla feliz con vestidos bonitos y deportivos rojos, pero su felicidad nunca llegaba. Cuando iba a marcharse, me ofreció que volviera a México con ella. Pero, por raro que parezca, no pude renunciar a la natación y a mi equipo. Es lo más importante que tengo en Washington. Era lo único, aparte de mi padre y de Dan, que habría echado de menos. Dan se planteó volver, pero no quería dejarme aquí. O no podía, dada su constante vigilancia.

Después de probarme dos vestidos para volver a meterlos en el armario, me

pongo un mono que todavía no he estrenado. Es negro, excepto por unas letritas

Scene 29 (35m 6s)

que tiene en los gruesos tirantes. Es convenientemente ceñido como para lucir mi trasero, pero lo bastante casual como para llevarlo a la fiesta, y me tapa el cuerpo lo suficiente como para que mi hermano no abra la boca.

Justo cuando termino de prepararme, oigo el insoportable claxon de Dan, de

modo que cojo el bolso y bajo la escalera corriendo. Si no me doy prisa, los vecinos volverán a quejarse del ruido. Introduzco rápidamente el código de la alarma de seguridad y salgo disparada por la puerta. En cuanto llego al Audi, veo que ha traído a dos de sus colegas consigo.

—Logan, deja que se siente delante —dice Dan. He estado con Logan un montón de veces, y siempre me ha tratado bien.

Intentó tirarme la caña una vez en una fiesta, pero cuando me levanté del sofá y vio que medía al menos diez centímetros más que él, dijo que podíamos ser muy buenos amigos. Accedí a su propuesta riéndome, y sus sutiles bromas me causaron buena impresión. Desde ese momento se convirtió en mi favorito de la pandilla de amigos idiotas de mi hermano.

—Da igual, me siento detrás —digo tan pronto como Logan se desabrocha el

cinturón.

Me acomodo en el asiento de atrás, donde me encuentro con un tío con el

pelo moreno y ondulado que oculta el rostro. Lo lleva hacia un lado en un extraño rollo emo, pero encaja perfectamente con los piercings que luce en la ceja y en el labio. No levanta la vista del teléfono cuando me siento a su lado ni cuando lo saludo.

—Pasa de él —dice Dan mirándome por el espejo retrovisor. Pongo los ojos en blanco y saco mi propio móvil. Será mejor que me

entretenga un poco durante el trayecto.

Al llegar a la casa de la fraternidad, no hay sitio donde aparcar. Dan se

ofrece a dejarme en la puerta para que no tenga que caminar. Salgo del coche, pero cuando he cerrado la puerta oigo que la del otro lado también se cierra. Levanto la vista y veo que el tío que estaba conmigo en el asiento de atrás se dirige hacia la casa.

—¡Capullo! —le grita Dan. El desconocido levanta el puño en el aire con el dedo de en medio levantado. —Creo que mi hermano preferiría que fueras con ellos —le digo mientras lo

sigo por el césped.

Un grupo de chicas se lo quedan mirando en cuanto pasamos por delante; una

de ellas le susurra algo a otra y todas me miran.

—¿Os pasa algo? —les pregunto mirándolas directamente, con sus caras

desesperadas y pintadas como una puerta.

Las tres niegan con la cabeza de un modo que me indica que no esperaban

que les llamara la atención.

Pues se equivocaban. No me gustan las rubias remilgadas que se dedican a

Scene 30 (37m 1s)

hablar de los demás para sentirse importantes.

—Seguramente se habrán meado en las bragas —me dice el tío del pelo

ondulado.

Su voz es profunda, muy profunda, y juraría haber percibido un acento

inglés. Disminuye la velocidad, pero no se vuelve para mirarme. Tiene los brazos repletos de tatuajes. No distingo la forma de ninguno, pero sí que son todos negros, no hay ninguno de colores. Le pega, con los vaqueros negros y la camiseta a juego. Sus botas emiten un ruido sordo al impactar contra el mullido césped.

Intento seguir su ritmo, pero sus pasos son demasiado largos. Es alto, me saca

unos cuantos centímetros.

—Eso espero —le digo, y miro a las chicas una vez más. Ahora están con otra cosa, mirando y señalando a una chica borracha con un

minivestido que va dando tumbos cerca de ellas.

El tío no me dice nada más mientras entramos en la casa. No se vuelve para

mirarme cuando entra en la cocina ni cuando desenrosca el tapón de una botella de whisky y le da un trago. Siento curiosidad por él, de modo que tan pronto como Dan y Logan llegan al salón, decido sacarles información sobre el desconocido tatuado. Cojo un enfriador de vino de un cubo que hay en el banco de la cocina y me acerco a mi hermano. Está sentado en el sofá, cerveza en mano. Ya huele a hierba, y veo que tiene los ojos rojos cuando me mira.

—¿Quién es el chico del asiento trasero? —le pregunto. Le cambia la cara. —¿Quién?, ¿Hardin? No le ha hecho gracia que le pregunte. Y ¿Hardin? ¿Qué clase de nombre es

ése?

—No te acerques a él, Mel —me advierte Dan—. Lo digo en serio. Pongo los ojos en blanco y decido que no merece la pena que me pelee con

mi hermano por esto. Nunca aprueba a ninguno de mis novios, pero intentó juntarme con su mejor amigo, Jace…, de lejos el más desagradable de todos ellos. Está claro que el criterio de mi hermano es tan inconstante como los subidones y los bajones de su consumo de maría y alcohol.

Cuando da unos golpecitos a un cojín que tiene al lado, me siento y me quedo

observando el ambiente durante un rato. El volumen de la música va subiendo poco a poco, y la gente está bebiendo alegremente y de buen rollo.

Unos minutos después, Logan le pregunta a mi hermano si quiere fumarse

otro, y yo echo un vistazo a mi alrededor buscando a Hardin. No sé si me acostumbraré a ese nombre.

Y allí está, en la cocina, solo y apoyado contra la encimera. La botella de

whisky está mucho menos llena que la última vez que lo he visto, hace unos quince minutos.

Scene 31 (38m 53s)

« Parece que le gusta la fiesta. Eso es bueno» . Me levanto del sofá, demasiado rápido, y Dan me agarra del brazo. Será

mejor que me invente una buena excusa para salir de la habitación. Si le digo que voy a buscar a Hardin, me seguirá.

—¿Adónde vas? —me pregunta. —A hacer pis —miento. Detesto que siempre me invite a estas fiestas y que luego actúe como si fuera

mi padre cuando me alejo de su lado.

Se me queda mirando y examina mi expresión para ver si estoy mintiendo,

pero doy media vuelta. Siento cómo me sigue con la mirada mientras atravieso el salón, de modo que me dirijo hacia la escalera. Los únicos cuartos de baño que hay en esta enorme casa están todos arriba, cosa que no tiene ningún sentido, pero así son las casas de la fraternidad.

Subo los escalones lentamente y, cuando llego arriba, me vuelvo para mirar a

mi hermano. En cuanto me vuelvo de nuevo, me doy de frente con un muro negro.

Pero no es un muro…, es el pecho de Hardin. —¡Joder, lo siento! —exclamo mientras intento limpiarle de la camiseta la

humedad del enfriador de vino que llevo en la mano—. Al menos no dejará mancha —bromeo.

Sus ojos son verde brillante y su mirada es tan intensa que me veo obligada a

apartar la mía.

—Ja-ja —responde sin rastro de humor. « Será idiota» . —Mi hermano me ha advertido que no me acerque a ti —le suelto sin pensar. Su mirada es tan intensa que me está volviendo loca mantener el contacto

visual, pero no quiero rebajarme ante él. Tengo la impresión de que está acostumbrado a eso, y creo que así es como pierdes frente a él.

Levanta la ceja en la que lleva el piercing. —¿En serio? « Sí, definitivamente tiene acento inglés» . Quiero comentar algo al respecto,

pero sé lo mucho que fastidia que la gente señale tu manera de hablar. A mí me lo hacen todo el tiempo.

Asiento, y el británico abre la boca para hablar otra vez. —Y ¿eso por qué? No lo sé…, pero quiero saberlo. —Debes de ser muy malo para no gustarle a Dan —bromeo. No se ríe. Me pongo tensa. La energía de Hardin me tiene atrapada. —Si aceptamos juicios de valor por su parte, estamos todos jodidos —

responde.

Scene 32 (40m 36s)

Mi primera reacción es contradecirlo, decirle que mi hermano no es tan

malo, lo que pasa es que la gente no lo entiende. Debería defenderlo contra ese insulto.

Pero entonces recuerdo el día en que toda la familia de la última novia de

Dan se presentó en casa. La pobre chica preñada estaba escondida detrás de su furioso padre. El mío le firmó un cheque y todos desaparecieron con mi sobrina o sobrino y nunca volvimos a saber de ellos. Algo en mi interior me dice que hay algo muy oscuro en mi hermano, pero me niego a reconocerlo.

Con mi madre tan lejos y mi padre tan pegado al culo de Tasha, Dan es todo

lo que tengo.

Me echo a reír. —Claro, y seguro que tú eres mucho mejor. Hardin levanta su mano tatuada y se aparta el pelo de la frente. —No, yo soy peor. Me mira directamente a los ojos, y algo en mi interior me dice que habla en

serio. Percibo la advertencia en sus palabras y, sin embargo, cuando me ofrece la botella medio vacía de whisky, bebo un trago.

El alcohol arde con tanta intensidad como sus ojos… Y tengo la sensación de que Hardin está hecho de gasolina.

Scene 33 (41m 29s)

STEPH

Cuando conoció a la chica del pelo de color fuego con los brazos cubiertos de tatuajes vio cierta oscuridad en ella, cierta competitividad en cómo miraba a su amiga de pelo más claro. Comparaba todo lo que hacía, pensó que por dentro la devoraba el deseo de que le prestaran atención. Le recordaba a una doncella, Roussette, de un cuento de hadas que había leído de niño. La princesa pelirroja estaba celosa de sus hermanas porque se habían casado con príncipes, a pesar de que ella estaba casada con un almirante. Pero no le bastaba, su marido no sería lo bastante bueno para ella hasta que la hiciera mejor que a sus hermanas. La chica detestaba perder lo que fuera, incluso cosas que no eran suyas. Odiaba ser la segunda y estaba desesperada por ser el centro de atención. No soportaba que nadie consiguiera lo que ella merecía y creía merecer absolutamente todo lo que brilla bajo el sol.

Mi padre vuelve tarde del trabajo otra vez. Llega tarde todas las noches, pero se suponía que iba a dejarme el coche para que fuera a recoger el vestido para el baile esta semana. Todas mis amigas recogieron el suyo hace un mes y estoy empezando a ponerme nerviosa. Como acabe sin vestido para el baile, me va a dar un ataque. Me siento muy frustrada y es una mierda que mi padre llegue tarde otra vez y mi madre esté demasiado ocupada cuidando a mi sobrina para escuchar mis quejas injustificadas.

Todo gira alrededor de mi hermana y de su bebé. Todo el mundo se llena la

boca diciendo que la hermana pequeña siempre es la más mimada. Suena bien, pero lo único que he recibido yo es ropa usada y fiestas de cumpleaños de última hora a las que no venía nadie salvo mis parientes más cercanos. Soy el desecho de la familia, la rara que se ha convertido en un fantasma en su propia casa. Y ni siquiera sé muy bien por qué.

La última vez que mi madre me dijo más de dos palabras fue cuando

manché el lavabo de arriba de tinte rojo barato. Se puso histérica porque elegí el mejor momento: la víspera de la merienda para celebrar que Olivia iba a tener un bebé. Es posible que salpicara por accidente la alfombrilla de baño y quizá usé las toallas bordadas de mis padres para cubrirme los hombros mientras dejaba que el tinte rojo-camión-de-bomberos penetrara en mi pelo…

Pero no me atreví a manchar la blusa de cuando Olivia tenía mi edad.

Scene 34 (43m 11s)

Ésa es otra cosa que detesto oír: « Cuando Olivia tenía diecisiete años era la

presidenta del consejo de estudiantes» , o « Cuando Olivia tenía diecisiete años sólo sacaba sobresalientes y tenía un novio muy popular, con quien se casó justo al acabar el instituto» .

Estoy harta de que me comparen con mi hermana. Era la niña perfecta y yo

no valgo ni para la medalla de plata, parece ser. Estoy deseando largarme a la universidad. Debido a la insistencia continua de mis padres, estudiaré en la Washington Central, donde Olivia se graduó con matrícula de honor.

Ni sabían que esa universidad existía hasta que mi hermana se fue a estudiar

allí, y siempre voy a salir perdiendo con las comparaciones, pero ya me he cansado de luchar en vano; es más fácil decir que sí, estudiar allí y que le den a esta casa.

En cuanto el Jeep de mi padre entra en el camino de grava, cojo el

monedero, me miro una última vez al espejo y bajo corriendo la escalera. Casi me doy de bruces con mi madre (que ni siquiera se da cuenta de que llevo medias de rejilla y un top de cuero). Sólo masculla alto sin apartar la vista de su lector de libros electrónico. Es lo único que sabe hacer.

La puerta delantera se abre y mi hermana entra en el salón con mi padre.

Sierra, mi sobrina, duerme en sus brazos.

—Qué cansada estoy —anuncia Olivia cruzando la estancia. Rápidamente aparece mi madre, apaga la tablet y la deja como de

costumbre en la repisa de la chimenea. Por descontado, cuando se trata de Olivia no le duele dejar su querida pantalla.

—Stephanie puede llevarte a casa, cariño —le ofrece mi padre sin

consultarme.

—¡Papá, tengo que ir a por mi vestido y cierran dentro de media hora! —Me

echo el bolso al hombro y cojo las llaves de su coche.

—Olivia y Sierra pueden acompañarte. Mi hermana interrumpe: —A mí no me importa. Pero primero tengo que ir un momento al baño. Su cabello castaño y suave se mueve cuando habla. Lleva unos chinos y una

blusa estampada con flores de vivos colores de manga corta. Mi padre sonríe como si su hija mayor fuera la chica más considerada y educada del mundo.

Es un coñazo. —Vale —resoplo—. Pero no me lo van a guardar ni un día más, y si me

quedo sin ir al baile será culpa vuestra. —Le lanzo una mirada asesina a mi hermana. Olivia asiente y yo empujo a mi padre para salir de casa—. Estaré en el coche.

Arranco el motor y espero a Olivia. Pasan cinco minutos. Diez. Le mando

dos mensajes de texto y no me contesta. Sé que los ha visto por el pequeño indicador de mi móvil. Y sigue dentro de casa. Imagino que mi madre y ella se

Scene 35 (45m 6s)

están dando el cuarto abrazo de despedida. Mi madre también hace eso cuando vamos a casa de mi abuela, necesita de múltiples abrazos para satisfacer su necesidad de afecto. Pasan doce minutos, y salgo del coche decidida a volver a casa.

Estoy cerrando la puerta cuando aparece mi hermana, caminando

plácidamente y con una sonrisa en la cara. Aún tiene que colocar a Sierra en la sillita del coche.

—Olivia, tenemos que salir ya —le digo para meterle prisa. Suspira y musita una disculpa que no siente.

Son las 20.03 cuando aparco delante de la tienda a oscuras. El letrero de la puerta dice claramente CERRADO, y las luces están apagadas.

Ya no puedo recoger el vestido. Hoy era el último día que me lo guardaban,

la segunda vez que me lo reservaban. Les supliqué que me dieran un poco más de tiempo, pero me repitieron varias veces que hoy era el último día. Qué mierda, de verdad.

—Lo siento, Stephanie —dice Olivia al ver que me dejo caer sobre el volante. Me vuelvo hacia ella y le lanzo una mirada asesina. —Es culpa tuya. —No es culpa mía —dice; encima tiene la cara dura de parecer sorprendida

—. Papá ha querido llevarme a comprar zapatos nuevos para Sierra. Se le quedan pequeños enseguida…

« ¿Zapatos nuevos para un bebé? ¿Estás de broma?» . Me he quedado sin

vestido para el baile porque su bebé necesitaba zapatos nuevos… ¡Si la niña ni siquiera sabe andar!

—¿Por qué papá no te ha llevado a casa directamente? Habrías vuelto mucho

antes —le digo levantando la cabeza y la voz.

—Entonces no estaba cansada… No sé. —Se encoge de hombros como si mi

tiempo no valiera nada para ella. Como si esto no fuera importante.

—¡Esto es una mierda! —Meneo la cabeza y me tapo la cara con las manos. —¡No hables así delante de la niña! —exclama mi hermana. Gruño y doy marcha atrás en el aparcamiento. Ninguna de las dos habla de

camino a su casa. Olivia no siente que haya hecho nada malo, y yo estoy demasiado cabreada para dirigirle la palabra. Estoy harta de que me lo robe todo

Scene 36 (46m 37s)

y, para rematarlo, Sierra llora sin parar, como si intentara partirme la cabeza por la mitad.

Odio mi vida. Cuando llego a casa de Olivia, me da las gracias por haberla llevado. No

quiero poner un pie en su casa nueva, es un alivio que no me lo pida. Estoy segura de que mis padres los han ayudado a ella y a Roger a pagarla. Su marido es muy callado, no habla mucho delante de mi familia. Olivia le habrá dicho que no lo haga. Estoy convencida de que pone a todo el mundo sobre aviso antes de que me conozcan.

No quiero pasar, pero tengo que hacer pis y se tarda quince minutos en volver

a casa de mis padres. Al entrar en casa de Olivia noto al instante que huele mogollón a canela. Mi hermana enciende velas perfumadas en todas las habitaciones.

Roger está sentado en el sofá con el mando a distancia en una mano y el

ordenador en la otra. Cuando nos ve entrar, le sonríe a su mujer y me pregunta educadamente qué tal estoy. Le digo que igual que antes, aunque no recuerdo la última vez que lo vi.

Tras unos minutos de conversación incómoda, Olivia dice que va a acostar al

bebé. Sube por la escalera con un osito de peluche en una mano y un biberón en la otra. Roger apenas me mira cuando paso junto a él, observando todas las ridículas fotos de familia que tienen en la repisa de la falsa chimenea. Roger se levanta y se va a la cocina para evitar así tener que hablar conmigo, no hay duda.

En la última foto, la pequeña familia perfecta está posando perfectamente

conjuntada en blanco y negro. El marco es fino y de madera. En el pasillo, de camino a la cocina, me encuentro una fotografía con un enorme marco de metal. Son Roger y Olivia el día de su boda. Está perfecta en la imagen: pelo perfecto, maquillaje perfecto, y el vestido es precioso. Un vestido suave, blanco, sedoso, que acaricia el suelo con majestuosidad. Parece una princesa, como si estuviera hecha para ese vestido.

El suyo es diametralmente opuesto al que iba a ser mi vestido para el baile. El

que iba a recoger esta tarde era de algodón y tul negro. El cuerpo es ajustado y el forro de la falda en forma de estrella es de tul con una greca de encaje. Es un vestido que, gracias a Olivia, no tendré nunca. Ojalá tuviera un cubo de pintura negra para poder estropearle el maldito vestido perfecto. Miro la siguiente foto. Es de Roger, que rodea con los brazos el vientre de embarazada de Olivia.

Ella me ha dejado sin vestido para el baile, yo voy a desgraciarle su vestido

de boda.

Cuando entro en la cocina, Roger está ante la nevera, con la cara oculta

detrás de la puerta. Tamborileo con los dedos sobre la encimera para llamar su atención. En cuanto se da la vuelta, me levanto la camiseta y le enseño buena

Scene 37 (48m 38s)

parte de mi escote. Coge aire y se atraganta al soltarlo.

Sonrío. Apuesto a que mi hermana no le ha echado un buen polvo a su marido

desde que parió a su bebé.

—Perdona. Me retuerzo un mechón de pelo entre los dedos mientras Roger intenta no

mirarme las piernas, no mirar las medias de rejilla.

—Hola —digo sin dejar de acercarme a él. El corazón me late a toda velocidad y no sé qué carajo estoy haciendo, pero

estoy cabreada con mi hermana y estoy harta de que todo sea para ella, y pienso en cómo todo gira siempre alrededor de la perfecta de Olivia y nada es nunca mío, y por eso ella tampoco debería tener nada. Sobre todo, no debería tener un marido guapo y leal como un perrito.

—¿Qué estás haciendo, Stephanie? —me pregunta Roger, mucho más pálido

que hace unos segundos.

—Nada. Sólo estamos charlando. —Cojo la cinturilla de mi falda y la bajo

para que vea mis bragas de encaje.

Roger retrocede y su espalda cierra bruscamente la puerta de uno de los

armarios de madera.

—¿Qué te pasa? —pregunto con una carcajada. Tengo un nudo en el estómago y creo que voy a desmayarme en cualquier

momento, pero a la vez me siento genial y poderosa. Debe de ser la adrenalina. Me encanta. Quiero más. Me acerco un poco más y me llevo la mano a la cremallera de la blusa.

Roger se tapa la cara con las manos. —Para, Stephanie. A la mierda. Tal y como me imaginaba, es fiel como un perrito faldero.

Ahora que lo sé, todavía siento más celos de mi hermana.

—Vamos, Roger, no seas… —¡Stephanie! ¿Qué demonios estás haciendo? —La voz de Olivia llena la

cocina.

Miro hacia la puerta y ahí está. Se ha puesto un pijama de franela con la

parte interior azul. Está enfadada.

A los pocos segundos mira a su marido. —¿Roger? —No sé nada, cielo. Ha entrado aquí y ha empezado a intentar quitarse la

ropa. —Da manotazos en el aire, suplicándole a su mujer que vea lo loca que está la putilla de su hermana.

Olivia se vuelve hacia mí y me atraviesa con la mirada. —Stephanie, vete de aquí. —Ni siquiera me has preguntado si es verdad —le digo, cabreada porque no

lo haya hecho. Cojo el bolso y tiro de mi falda hacia abajo.

Scene 38 (50m 18s)

—Te conozco —dice con seguridad. « ¿Me conoce?» . No me conoce en absoluto. Si me conociera, no se

comportaría como una zorra egoísta.

—¿Y…? —Miro a Roger, y él se aleja como si yo fuera una serpiente. ¿Se atreve a juzgarme? Si no tuviera miedo de que lo pillaran, me habría

puesto mirando a La Meca sobre la reluciente encimera de granito.

—¿Te has insinuado a mi marido o no? —A Olivia le tiembla el labio, está

conteniendo las lágrimas.

Debería negarlo y culparlo a él. Roger es tan patético que Olivia me creería.

Además, puedo llorar si me lo propongo y, si quisiera, podría convencerla de lo que me diera la gana.

¡Por favor…! —¡Eres una mocosa malcriada! —me grita entonces, y Roger cruza la

cocina y le pasa el brazo por los hombros.

¿Yo soy la mocosa malcriada? ¿Lo dice en serio? Ella es la que siempre

consigue lo que quiere, y apesta. Estoy harta de ser siempre la segundona. Tiene suerte de que no haya hecho nada peor. Podría haberles hecho mucho más daño a ella o a Roger. Me sorprende lo que estoy pensando… Y me gusta.

—¡Fuera de aquí, Stephanie! —Olivia sacude la cabeza y su marido le frota

las manos temblorosas.

Eso mismo voy a hacer. Muy pronto no tendré que aguantar toda esta

tontería.

En breve me iré a la universidad. Y, cuando llegue allí, seré el ama del campus.

Scene 39 (51m 17s)

PARTE DOS

DURANTE

Scene 40 (51m 23s)

HARDIN

Iba por mal camino, vivía sin expectativas. Se estaba acostumbrando demasiado a la vida en aquel país extranjero, incluso creía que su acento se diluía con cada noche que pasaba lejos de su hogar. Su vida era un bucle continuo que se repetía maquinalmente: los mismos actos, las mismas reacciones, las mismas consecuencias. Las mujeres se confundían unas con otras, sus nombres eran una repetición infinita de Sarahs, Lauras y Desconocidas.

No estaba seguro de cómo iba a seguir viviendo así. Y entonces, la primera semana del curso siguiente, la

conoció. Llegó a la Universidad de Washington Central de la mano de algo o de alguien más poderoso que él… Para atormentarlo. Él —o eso— sabía quién era él, la fama que se había creado, y tenía un plan. Estaba decidido a robar otra inocencia, a arruinar la vida de otra chica. «Esta vez no será tan terrible», se decía. No llegaría a los extremos de antes. Eso era distinto, más infantil. Era sólo diversión.

Y lo fue hasta que el viento se enredó en su pelo y se lo

apartó de la cara. Hasta que el gris de sus ojos se le apareció en sueños y enloqueció por sus labios sonrosados. Se estaba enamorando de ella, tan deprisa que no estaba seguro de si de verdad lo sentía o si se lo estaba imaginando. Pero lo sentía… Sentía que lo estaba destrozando por dentro como el rugido de un león. Empezó a necesitarla para respirar, para pensar.

Una noche, en mitad de todo, mientras la nieve cubría con su manto el asfalto, se sentó a solas en el aparcamiento. Sus manos se cerraban con fuerza sobre el volante de su viejo Ford Capri y no sabía ni lo que tenía delante, no podía ni pensar.

¿Cómo podía haber hecho algo semejante? ¿Cómo había ido

tan lejos tan rápido? No estaba seguro, pero sabía, lo sentía muy adentro, que no debería haberlo hecho, y tenía claro que se arrepentiría. Ya se estaba arrepintiendo.

Se suponía que era un objetivo fácil. Una chica bonita con una

sonrisa inocente y unos ojos de un color extraño que debían de carecer de profundidad o de significado. Se suponía que no iba a

Scene 41 (52m 58s)

enamorarse de ella, y se suponía que ella no iba a hacer que quisiera ser mejor persona.

Él creía que antes estaba bien.

Antes no le iba mal. Antes de cometer el error más hermoso

de su vida al permitir que ella se convirtiera en su mundo entero. Pero la quería, la quería tanto que lo aterrorizaba perderla, porque si la perdía a ella se perdería a sí mismo, y sabía que no iba a poder soportar una pérdida como ésa después de haber pasado toda su vida sin nada que perder.

Apretó el volante con más fuerza; el blanco de sus nudillos

contrastaba con el volante negro. Sus pensamientos se tornaron más caóticos. Se volvió más irracional. Desesperado. Se dio cuenta en ese instante, en el silencio del aparcamiento desierto que ahogaba sus miedos, de que haría cualquier cosa, cualquier cosa, para conservarla para siempre.

Fue suya, la perdió y volvió a ser suya durante los meses

siguientes. No acababa de entenderlo. La amaba. Su amor por ella ardía como una estrella, y subrayaría pasajes de sus diez mil novelas favoritas para demostrárselo. Ella se lo había dado todo, y él observó cómo se enamoraba de él, con la esperanza de que él dejara de decepcionarla. La fe que tenía en él hizo que quisiera ser merecedor de ella. Quería demostrarles a ella y a todos que se equivocaban. Ella le hizo sentir la clase de esperanza que él nunca había sentido, la clase de esperanza que ni siquiera sabía que existía.

Su presencia lo hacía sentir en paz, el fuego en su corazón se

enfriaba, y se estaba volviendo adicto a ella. La ansiaba hasta que la tuvo y, cuando la hizo suya, ninguno de los dos pudo parar. Su cuerpo se convirtió en su lugar seguro; su mente, en su hogar. Cuanto más la amaba, más daño le hacía. No podía alejarse de ella y, a través de las dificultades y de madurar juntos, ella se convirtió en la normalidad que él había anhelado toda su vida.

Su relación con su padre fue cambiando hasta ser en algo

cercano a la familiaridad. Un par de cenas familiares empezaron

Scene 42 (54m 31s)

a arrancar la costra de odio que sentía hacia aquel hombre. Comenzaba a ver de un modo diferente, y eso contribuyó a que viera los errores de su padre de otra manera. Entonces fue cuando la necesitó a ella para darle estabilidad, cuando su vida volvió a cambiar y su familia se transformó. Empezaba a importarle, a sentir por aquella casa llena de extraños lo que juró que jamás sentiría.

No fue fácil para él luchar contra veinte años de patrones

destructivos y reacciones básicas y viscerales.

Todos los días tenía que hacer oídos sordos al licor que

llamaba a su sangre, a la ira de la que intentaba despojarse… Pero no sabía cómo. Se prometió que lucharía por ella y lo hizo. Perdió algunas batallas, pero nunca perdió de vista el objetivo de ganar la guerra. Ella lo enseñó a reír y a amar, y él se lo ha dicho una y mil veces, pero no dejará de repetírselo jamás.

Scene 43 (55m 13s)

UNO

Los últimos días de las vacaciones son siempre los mejores. Todo el mundo se vuelve loco por hacer realidad los últimos planes y deseos del verano. Hay más gente en las fiestas, las chicas se desmelenan… Sin embargo, me muero de ganas de que empiece el semestre. No porque sea un novato y me emocione el mágico mundo de la universidad. No. Me apetece que empiece el curso porque, si juego bien las cartas, me graduaré en primavera, un año antes de tiempo.

No está mal para un delincuente del que todo el mundo pensaba que nunca

pisaría una universidad y, mucho menos, que iba a terminarla pronto.

Mi madre estaba tan preocupada por mi futuro que me envió a la otra punta

del mundo, al grandioso estado de Washington, para que viviera cerca de mi padre. Usó como excusa la bobada esa de que quería que « reconectara» con él, pero a mí no me engaña. Sé que ni podía ni quería aguantarme más, así que me embarcó hacia Estados Unidos, como a los puritanos de antaño.

—¿Te falta mucho? —Una maraña rosa y unos labios hinchados me miran

desde la entrepierna. Casi me había olvidado de que estaba ahí.

—Sí. La cojo por los hombros y cierro los ojos, me concentro en el placer físico

que me proporciona. Una distracción, eso es lo que es. Todas lo son.

La presión en mi espina dorsal aumenta y no me molesto en fingir que

disfruto de su compañía más allá del placer sexual mientras me corro en su caliente boca.

Unos segundos más tarde, se está limpiando los labios en la palma de la mano

mientras se pone de pie.

—¿Sabes?… —dice Molly cogiendo su bolso. Saca un pintalabios de color

oscuro—. Al menos podrías fingir que te interesa, gilipollas.

Tuerce el gesto y elimina el exceso de pintalabios. —Eso hago. —Me aclaro la garganta—. Hago que me interesa. Pone los ojos en blanco y me saca el dedo. Me interesa, al menos

sexualmente. Folla bien, y a veces no es mala compañía. Somos muy parecidos ella y yo. A los dos nos rechaza la familia. No sé mucho de su pasado, pero sí lo bastante para saber que algo malo debe de haberle pasado para que se haya refugiado en el remoto estado de Washington en vez de quedarse en su casa de niña rica en Pensilvania.

—Capullo —masculla tapando la barra de labios. Está más guapa sin

maquillaje, con los labios rosados e hinchados de haber estado chupándome la polla.

Molly es una amiga mía. Bueno, amiga con derecho a roce, diría yo. Nuestra

Scene 44 (56m 57s)

« amistad» no es exclusiva ni por asomo, y los dos tenemos libertad para hacer lo que nos apetezca con quien nos apetezca. Me detesta la mitad del tiempo, pero no me importa. El sentimiento es mutuo.

El resto de nuestros amigos nos dan la vara con el tema, pero funciona. Me

aburro y la tengo a mano. La chupa bien y no se queda cuando acabo. Para mí es perfecto. Parece que para ella también.

—¿Estarás esta noche, para la fiesta? —pregunta. Yo también me levanto, me subo el bóxer y los vaqueros. —Vivo aquí, ¿no? —replico enarcando una ceja. Odio este sitio, y todos los días me pregunto cómo coño he acabado en una

fraternidad.

Por el donante de esperma que me hizo. Por eso. Ken Scott es un tarado de

primera, de la peor especie. Un cabrón alcohólico que destruyó mi infancia y, sin más, le dio un giro a su vida y se fue a vivir con una señora que tiene un hijo, un perdedor dos años más joven que yo.

Su segunda oportunidad, imagino. Ken Scott consigue una segunda

oportunidad y yo acabo en una pocilga de fraternidad en la universidad de la que está a cargo. Por si fuera poco, prácticamente me ha suplicado que me vaya a vivir con él, como si creyera que de verdad voy a respirar bajo el mismo techo que él, bajo su control. Cuando me negué, creía que iba a conseguirme un apartamento. Pero no. Y aquí estoy, en esta puñetera casa. Lo cabreó de lo lindo que prefiriera este agujero a su casa limpia e impoluta.

Aunque la fraternidad de mierda tiene sus ventajas. Es una casa enorme

donde se celebran fiestas casi todas las noches, hay un flujo constante de conejitas. Y lo mejor de todo: nadie se mete conmigo.

A ninguno de los simios de la fraternidad parece importarles el hecho de que

no muevo un dedo para representar a la hermandad. No llevo la estúpida sudadera ni una de sus ridículas pegatinas en el coche. No hago ningún tipo de trabajo voluntario y no voy por ahí gritando el nombre del sitio. Lo del trabajo voluntario no está mal, pero la comunidad les importa un bledo y, en general, nada tiene mucha importancia.

Miro a mi alrededor y me doy cuenta de que estoy solo. Molly debe de

haberse ido sin que me haya dado cuenta.

Me levanto y abro la ventana para ventilar el cuarto antes de volver a usarlo

esta noche. Está bien que haya tantas habitaciones vacías en la casa, porque no

Scene 45 (58m 42s)

soporto que nadie entre en la mía. Es demasiado personal o algo así. No sé, no me gusta y punto, y todo el mundo ha aprendido, de un modo u otro, que no se entra en mi cuarto. Molly y cualquier chica a la que vaya a tirarme sabe que iremos a una de las habitaciones vacías, no a la mía.

Me estoy acercando a la puerta cuando veo a Logan tambaleándose por el

pasillo con una chica de pelo rizado bajo el brazo. No se corta a la hora de decirle lo que quiere hacerle, y yo tampoco me corto al expresar mis náuseas.

—¡Buscaos una habitación! —les grito. Ella sonríe y me hace un corte de mangas, y yo cierro la puerta con pestillo.

Así son las cosas por aquí: todo el mundo me ignora o me manda a paseo con mayor o menor sutileza. Prefiero estar aquí, solo en mi habitación, esperando el siguiente subidón artificial.

Paso el dedo por los estantes cubiertos de polvo de mi librería. No sé qué

novela me apetece vivir ahora… ¿Hemingway, tal vez? Me dará una buena dosis de cinismo. ¿La mediana de las Brontë? Me vendría bien una historia de amor disfuncional. Cojo Cumbres borrascosas, me quito las botas y me tumbo en la cama.

No sé qué tiene esta novela que me empuja a leerla y a releerla tantas veces,

pero siempre estoy pasando las páginas de este cuento lleno de oscuridad. Es una locura, la verdad: dos personas que se enamoran y se desenamoran. Se destruyen a sí mismos y a todo lo que los rodea porque son demasiado egoístas y cabezotas para arreglar lo suyo.

Pero, para mí, esas historias son las mejores. Quiero sentir algo mientras leo,

y las novelas cursis llenas de rosas y sol me dan ganas de vomitar sobre las páginas y quemarlas después.

—¡Así, así, joder…! —chirría una voz femenina a través de las paredes finas

como el papel de fumar.

—¡Cierra el pico! —Aporreo la madera vieja con el puño y luego me tapo

los oídos con la almohada.

Un año más. Un año más de cursos de mierda y exámenes para tontos. Un

año más de fiestas llenas de gente que sólo piensan en lo que dirán los demás. Un año más de ir a lo mío y podré volver a Londres, que es donde está mi sitio.

Scene 46 (1h 0m 15s)

DOS

A día de hoy, aún recuerda cómo el aroma a vainilla inundaba el pequeño dormitorio universitario la primera vez que se quedó a solas con ella. Tenía el cabello empapado; se había cubierto las curvas con una toalla, y fue la primera vez que se fijó en cómo se le encendía el pecho de rubor cuando se cabreaba. Volvería a verla enfadada, muy enfadada, tantas veces que había perdido la cuenta, pero jamás olvidaría cómo había intentado ser amable con él al principio. Él había confundido esa amabilidad con orgullo. «Otra chica terca que finge ser una mujer», había pensado. Pero esa chica extraña continuó siendo todo lo paciente que pudo. Sin motivo alguno. No le debía nada, como ahora, y sólo espera poder ver cómo se enfada con él una y otra vez durante el resto de su vida.

Ahora, solo y atrapado por sus propios errores, se aferra a

los recuerdos de aquellos días. Esos recuerdos de su propia ira, y de la de ella, son algunas de las pocas cosas que lo mantienen a flote desde que ella lo dejó.

El primer día del primer semestre es siempre el mejor para observar a la gente. Montones de imbéciles andan de acá para allá como pollo sin cabeza, y montones de chicas lucen sus mejores modelitos en un intento desesperado de atraer la atención de los hombres.

Esto se repite año tras año en todas las facultades del planeta. Pero resulta que

yo estoy condenado a ir a la Universidad de Washington Central. Me gusta bastante; es fácil, y mis profesores suelen hacer la vista gorda conmigo. A pesar de mi puta falta de interés, no me va mal académicamente hablando. Si me « aplicara más» , me iría aún mejor, pero no tengo ni el tiempo ni la energía de obsesionarme con las notas, o con planes o con nada con lo que uno pueda obsesionarse. No soy tan idiota como los profesores suelen dar por hecho que soy. Puedo faltar una semana entera a clase y bordar el examen después. Sé que, mientras siga así, me dejarán tranquilo.

La fachada del Centro de Estudiantes es el lugar perfecto para contemplar el

espectáculo. Me encanta sentarme aquí a observar cómo lloran los padres. Me resulta divertido porque a mi madre parecía faltarle el tiempo para deshacerse de mí, y algunos de estos padres actúan como si les estuvieran cortando los brazos cuando sus hijos, hijos que ya son adultos, se van a la universidad.

Scene 47 (1h 1m 58s)

Deberían alegrarse de que hayan decidido hacer algo con sus vidas, en lugar de lloriquear como críos. Si se dieran una vuelta por mi antiguo barrio, besarían el suelo de la WCU por darles a sus hijos una oportunidad en la vida.

Una mujer con unas enormes tetas falsas y el pelo decolorado abraza a su

enclenque hijo de camisa de cuadros, y sonrío de oreja a oreja al ver cómo él empieza a llorar en el hombro de su madre. Menudo pringado. Su padre espera detrás, apartado de la patética escena mientras mira su caro reloj, a que su mujer y su hijo dejen de gimotear.

No sé cómo me sentiría si mis padres estuvieran obsesionados conmigo. Mi

madre se preocupaba bastante, cuando no trabajaba de sol a sol, y dejaba que me valiera por mí mismo mientras compensaba la falta de sentido común del capullo de mi padre. Intentaba compensarlo como podía, pero cuando se ha perdido ya tanto, uno sólo puede ayudar hasta cierto punto. Y yo rechazaba su ayuda. En todo momento. No la acepté entonces y no la aceptaré ahora. Ni la suya ni la de nadie.

—¿Qué hay, tío? —Nate se sienta a la mesa del merendero enfrente de mí y

se saca un cigarrillo del bolsillo—. ¿Qué planes tienes para esta noche? — pregunta mientras enciende el mechero.

Me encojo de hombros y me saco el teléfono del bolsillo para mirar la hora. —No lo sé. Hemos quedado en el cuarto de Steph. Mientras fuma, Nate me insiste para que vayamos al cuarto de Steph desde el

Centro de Estudiantes. No está lejos, a unos quince minutos o así, pero preferiría ir en coche a tener que sortear a las masas de alumnos ansiosos ataviados con sus mejores galas universitarias.

Para cuando llegamos a los dormitorios, Nate no para de hablar de la fiesta

del fin de semana. Hay una fiesta todos los fines de semana. No entiendo por qué se emociona tanto.

Para mí siempre es todo igual. El mismo grupo de amigos, la misma cantidad

de sexo, las mismas fiestas…, otro día, pero la misma mierda de siempre.

Estoy a punto de irrumpir en la habitación, pero Nate me detiene: —Deberíamos llamar. ¿Te acuerdas del pedo que llevaba la última vez? Me río para mis adentros. Sí, me acuerdo de ese día. Era el último semestre.

Entré en el cuarto de Steph sin llamar y me la encontré de rodillas delante de un capullo. Lo llamo capullo porque…, bueno, porque llevaba chanclas. Desde mi punto de vista, un tío joven que lleve chanclas es automáticamente un capullo. Él se quedó todo cortado, y Steph estaba borracha. Mientras el tipo se largaba corriendo, ella lanzaba prácticamente todas sus posesiones en dirección a mi cabeza.

Verla tan horrorizada me alegró la semana. A día de hoy, aún la pincho con el

tema.

Por fin dejo de reírme con el recuerdo, y entonces oigo que nos grita que

Scene 48 (1h 4m 0s)

entremos.

Cuando lo hago, me recibe la imagen de un tío rubio con una chaqueta de

punto en medio del cuarto de Steph. Ella está de pie entre Nate y yo, mirando a los recién llegados con una chispa de diversión en los ojos. Tardo un momento en advertir también la presencia de una mujer que parece tensa y una jovencita. La mujer está buena. La observo atentamente: alta, pelo largo y rubio, tetas decentes…

—Eh, ¿eres la compañera de Steph? —pregunta Nate, y por fin veo a la

chica.

No está nada mal: labios carnosos, pelo largo y rubio. Y eso es todo lo que

puedo decir, porque la chica lleva una ropa por lo menos diez tallas más grande de la que debería llevar. Veo cómo su falda llega literalmente al suelo y me encojo de horror por dentro. Con sólo mirarla sé que lo va a pasar mal en la facultad.

A modo de ejemplo: se está mirando los pies, nerviosa de la hostia. ¿Qué coño

le pasa?

—Eh…, sí. Me llamo Tessa —balbucea, y lo dice tan bajito que me saca de

quicio.

Miro a Steph, que sonríe abiertamente y se sienta en su cama sin apartar la

vista de la chica.

Nate responde con una sonrisa, mostrándose como siempre el más amigable

de los dos.

—Yo soy Nate. Relájate. No entiendo por qué la gente se molesta en entablar conversaciones triviales,

y menos con este ratoncillo, que mira a Nate con los ojos abiertos como platos. Él alarga la mano para tocarle el hombro.

—Esto te va a encantar —añade. Menudo capullo. La compañera de habitación de Steph observa aterrorizada los pósteres de los

grupos que ésta tiene en la pared. No podrían haberle puesto a alguien más distinto de ella. A simple vista parece callada, tímida y asustadiza. Tiene suerte de que hoy tengo un día bueno; de lo contrario, la habría hecho sentirse aún más incómoda.

—Estoy lista, chicos —dice Steph, levantándose de golpe de la cama. Se cuelga el bolso del hombro y se dirige hacia la puerta. El chico rubio, que

Scene 49 (1h 5m 27s)

probablemente sea el hermano de su nueva compañera, me está observando, y yo lo fulmino con la mirada.

—Nos vemos, Tessa. Nate se despide con la mano de la chica, y entonces veo que ella me está

examinando. Aparta los ojos del aro que llevo en la ceja y desciende la mirada hacia el aro del labio y, después, hacia mis dos brazos. Entonces veo que la mujer y el tipo están haciendo lo mismo.

Quiero preguntarles: « ¿Qué pasa? ¿Es que nunca habíais visto unos

tatuajes?» , pero tengo la impresión de que su madre no es tan agradable como lo es mirar las tetas que luce, así que será mejor que me comporte. De momento.

En cuanto salimos al vestíbulo, oímos cómo la mujer chilla: —¡Pediremos que te cambien de cuarto! Steph se echa a reír, y Nate y yo hacemos lo propio mientras recorremos el

pasillo.

Scene 50 (1h 6m 9s)

TRES

A la mañana siguiente no me apetece ir a la primera clase, así que decido ir a la habitación de Steph en su lugar. Seguramente aún esté dormida, pero me aburro, y su cuarto está más cerca de mi siguiente clase que el de nadie más del grupo. Le mando un mensaje y le digo que voy de camino, pero no espero a que responda.

El vestíbulo del viejo edificio está casi vacío, sólo unos cuantos rezagados

frenéticos corren de un lado a otro con los brazos cargados de libros. Llamo a la puerta, para que a doña Remilgada no le dé un ataque y, al no oír respuesta, entro con la llave que Steph me ha dado.

Para evitar quedarme dormido sobre el colchón de mierda de Steph, zapeo

entre los canales básicos de la televisión por cable. Justo cuando un « médico» aburrido está a punto de dar un consejo matrimonial a dos idiotas, la puerta se abre y la compañera de cuarto de Steph entra corriendo. Está envuelta en una toalla húmeda, y tiene el pelo largo y empapado pegado a la cara de un modo que casi resulta cómico. Mientras abre mucho los ojos por la sorpresa, apago la tele y observo al espécimen que tengo ante mí.

—Esto… ¿Dónde está Steph? —dice casi como un alarido. Se queda mirando al suelo, luego me mira a mí de nuevo, y otra vez al suelo. Sonrío al verla tan avergonzada y me quedo callado. —¿No me has oído? Te he preguntado dónde está Steph. —Ahora su voz es

más suave, más amable.

Mi sonrisa se intensifica. —No lo sé. Está muerta de vergüenza y, por cómo está agarrando los bordes de la toalla,

temo que vaya a hacerla trizas. Enciendo de nuevo la tele y me incorporo.

—Vale. Bueno, ¿te importaría… irte o algo para que pueda vestirme? No pienso largarme. No ahora que he encontrado la única posición cómoda

en esta cama.

Hago como que me vuelvo y me tapo la cara con las manos para seguirle el

rollo.

—No seas tan creída, no pienso mirarte. ¿Cómo puede tenérselo tan creído como para pensar que voy a estar aquí

mirándola?

Vale…, está bien, seguramente lo haría, sobre todo teniendo en cuenta que la

toalla que lleva enrollada se ciñe a su cuerpo de un modo la hostia de delicioso.

La oigo moverse de acá para allá, el sonido de un sujetador que se abrocha y

su fuerte respiración. Sigue nerviosa, y me encantaría verle la cara mientras